Lucha contra la desnutrición infantil

en ESPAÑA
Cada año, más de tres millones de niños y niñas menores de 5 años mueren de desnutrición o por causas relacionadas. En MSF contamos con programas de nutrición intensiva y ambulatoria en aquellos lugares con índices más altos de desnutrición infantil: Nigeria, Somalia, Níger o Yemen. Juntos podemos ayudar a miles de ellos a superar esta enfermedad y recuperar la vitalidad. ¿Contamos contigo?

Ya hemos recaudado:

145 €

gracias al apoyo de 5 aportantes

145 €
3 %
mínimo
5.000 €
óptimo
10.000 €

Nuestro objetivo mínimo es obtener 5.000 €
pero necesitamos llegar a los 10.000 €

TODO VALE

Quedan 16 días para apoyarnos

hasta el 25 de diciembre de 2022

Lucha contra la desnutrición infantil

Médicos Sin Fronteras España

Cada año, más de dos millones y medio de niños y niñas menores de 5 años mueren de desnutrición o por causas relacionadas con la misma. El 80% de los casos de desnutrición en sus formas más agudas se concentran en tan solo 20 países del mundo, concretamente en África subsahariana (países del Sahel y el Cuerno de África) y en algunas zonas del sur de Asia. Las causas de la desnutrición son diversas: el conflicto y la inseguridad dificulta la llegada de comida a los mercados o entorpece el cultivo de tierras y el cuidado del ganado; los efectos del cambio climático que provocan sequías e inundaciones; el impacto de la inflación en los precios de los alimentos, o la presencia de enfermedades como el VIH, la tuberculosis o el sarampión que debilitan el sistema inmunitario de los niños y niñas. Pero la desnutrición es una enfermedad con tratamiento.

En nuestras intervenciones de emergencia, respondemos, entre otros efectos, a los impactos directos e indirectos del cambio climático y la degradación del medio ambiente. Esto incluye las muertes y lesiones causadas por eventos climáticos extremos, los cambios en los patrones de las enfermedades infecciosas, la desnutrición y la inseguridad alimentaria relacionadas con las sequías y las altas temperaturas, y la pérdida de vidas y medios de subsistencia cuando las comunidades sufren graves inundaciones.

Las intervenciones en emergencias nutricionales son una constante a lo largo de la historia de Médicos Sin Fronteras. Países como Níger, Etiopía, Somalia, Sudán, Uganda, Angola o Nigeria han sido escenario de intervenciones de nuestros equipos para reducir la mortalidad y morbilidad infantil por esta causa.

¿Cómo se diagnostica?

Nuestros equipos en el terreno utilizan el brazalete MUAC (del inglés middle upper arm circumference, circunferencia mesobraquial) para determinar el estado nutricional de los menores de 5 años. La desnutrición se diagnostica mediante valores antropométricos: el peso y la talla (índice peso/talla) o la edad y la talla (índice talla/edad); según estas medidas, los niños serán diagnosticados como desnutridos agudos moderados o agudos severos. La presencia de edemas también contribuye al diagnóstico. Más del 25% de quienes sufren desnutrición severa mueren si no reciben tratamiento. Los menores de 2 años son los más vulnerables.

¿Cómo tratamos la desnutrición?

Actualmente, la desnutrición puede ser tratada de forma fácil y efectiva. Gracias a la investigación médica, se han desarrollado tratamientos que permiten curar la desnutrición de forma ambulatoria para la mayoría de casos, liberando las camas de hospital para aquellos casos más graves y que requieran de tratamientos más intensivos.

Tratamiento ambulatorio:

Gracias a los alimentos terapéuticos preparados (RUTF, del inglés ready-to-use therapeutic food), la desnutrición sin complicaciones médicas puede tratarse de forma ambulatoria, algo que ha permitido ampliar mucho el potencial de los programas nutricionales. Estos niños y niñas solo van al centro de salud una vez a la semana, para visitas de control en las que también se aprovecha para vacunarlos.

Los RUTF son una pasta a base de leche en polvo enriquecida, cacahuete, aceite y azúcar, y contienen todos los macro- y micronutrientes que necesita alguien con desnutrición severa. No contienen agua (son resistentes a la contaminación bacteriana) ni tampoco la necesitan para su ingesta, ya que se pueden consumir directamente desde el envoltorio. Entre el 90 y el 95% de los niños y niñas que entran en el programa ambulatorio consiguen recuperarse, lo que demuestra la alta efectividad de este tratamiento.

En lo que llevamos de año, nuestros equipos médicos ya han tratado a 50.233 niños y niñas con desnutrición aguda severa en nuestros programas ambulatorios, más de el doble que en todo 2021. El conflicto, la inflación y la escasez de alimentos en muchos lugares del mundo están provocando una esclada de las tasas de desnutrición extremadamente alarmantes.

Tratamiento intensivo:

Aquellos que padezcan desnutrición y que, además, sufran otras enfermedades (malaria, sarampión) o no tengan ganas de comer debido al tiempo que llevan sin ingerir alimentos son ingresados en nuestros centros de nutrición intensiva, que normalmente se encuentran dentro de los hospitales donde trabajamos.

Allí son alimentados con leches terapéuticas que les ayudan a ganar peso, mientras los tratamos, de forma paralela, para cualquier otra patología que puedan padecer de manera simultánea. Una vez ya hemos conseguido curarles las otras enfermedades y han conseguido ganar peso, les damos de alta y los derivamos al tratamiento ambulatorio hasta que recuperen su peso normal.

Los niños que padecen desnutrición tienen el sistema inmunológico extremadamente debilitado, lo que les hace especialmente vulnerables a contraer cualquier enfermedad. Al estar debilitados, la malaria o el sarampión pueden hacer estragos en su salud. Por eso, es clave ingresarlos y tratarlos a tiempo de todas las enfermedades que puedan padecer para asegurar que consiguen recuperarse.

En lo que llevamos de año, ya hemos atendido e ingresado a 14.570 niños y niñas con desnutrición aguda severa y otras complicaciones médicas

Necesidades del proyecto

Vuestro apoyo en la lucha contra la desnutrición infantil puede marcar la diferencia para miles de niños y niñas. Gracias a nuestros programas de atención a la desnutrición, podremos devolverles la vitalidad a todos ellos y conseguir que en pocas semanas vuelvan a correr.

Para que os hagáis una idea de todo lo que podríamos llegar a conseguir con vuestra colaboración, os compartimos algunos ejemplos:

- Con 5.000 euros, podremos tratar y curar de forma ambulatoria a 131 niños que padezcan desnutrición aguda severa, en países como Nigeria, Somalia o Níger. En 2021, nuestros equipos atendieron a 20.637 niños en nuestros centros de nutrición ambulatoria.  

- Con 10.000 euros, podremos curar a 58 niños con desnutrición aguda severa y con complicaciones médicas, ingresados en nuestros centros de recuperación nutricional intensiva de Nigeria, Yemen o República Democrática del Congo. En 2021, nuestros compañeros tuvieron que ingresar a 15.787 menores.

La desnutrición es una enfermedad que podemos tratar de forma fácil y eficaz. Por desgracia, cada año mueren miles de menores de cinco años a causa de esta. Con vuestra ayuda, podremos tratarles y devolverles la vitalidad. En nombre de todos ellos y ellas, ¡muchas gracias!


Ayúdanos a difundir el proyecto compartiéndolo en tus redes sociales

¡¡Gracias!!

Estos 5 aportantes ya han apoyado al Proyecto:

08/12/2022
Luz Hernández Villena
08/12/2022
Celia
06/12/2022
Aportación anónima
...
01/12/2022
Ángel
Gracias por hacer lo que haceis.
26/11/2022
mihermar1950
¡Ánimo, lo conseguiremos! ¡Gracias `por vuestro esfuerzo!

Por ahora no hay ninguna novedad publicada.